viernes, 2 de marzo de 2012

Prensa: General Pedro Barneix

En setiembre de 2005, la figura de Barneix tomó nueva notoriedad cuando informó “erróneamente” la ubicación de la tumba de María Claudia García de Gelman, haciendo que el entonces comandante Bertolotti, llevara a Macarena Gelman al sitio errado.
Tampoco ninguno de los sitios que Barneix indicó como entierro de desaparecidos fue veraz, pese a que los antropólogos trabajaron casi un año en los mismos.
En 2011, Barneix y otro militar de la dictadura Washington Perdomo, se negaron a concurrir ante la jueza Mariana Motta, por el asesinato que ahora se les indaga, aduciendo la “prescriptibilidad en el tiempo”, del delito imputado.
Ahora Barneix, sindicado también como uno de los autores del segundo “vuelo de la muerte”deberá comparecer ante la jueza Motta por su participación en la muerte por torturas de Aldo “Chiquito” Perrini, en el Batallón 4 de Colonia en marzo de 1974.

Un documento interno del Ejército reveló que Barneix, estaba presente durante el interrogatorio en que murió el torturado, junto al segundo Jefe Washington Perdomo y los oficiales José Boudean y otro de apellido Puijvert.

El documento militar dice que en el interrogatorio Perrini, “se desvaneció”. La autopsia reveló quehabía sido golpeado durante horas, pero la causal del fallecimiento oficial fue “edema agudo de pulmón originado por estrés”.


General Pedro Barneix junto al embajador estadounidense Baxter uruguay.usembassy.gov

“La ley del silencio militar está trabando investigación interna de las FFAA” titulaba el 14 de junio de 2005 La República, explicando que la tarea de Barneix y Díaz, el otro general asignado, “está estancada”.

Para Barneix, los elementos obtenidos “no alteraban” el informe final de la Comisión para la Paz, formada por Jorge Batlle en 2000, que descartaba la posibilidad de ubicar restos de desaparecidos aceptando la versión militar de 1984 según la cual los muertos fueron exhumados, cremados y sus cenizas arrojadas al Río de la Plata.

Ahora Barneix, sindicado también como uno de los autores del segundo “vuelo de la muerte” deberá comparecer ante la jueza Motta por su participación en la muerte por torturas de Aldo “Chiquito” Perrini, en el Batallón 4 de Colonia en marzo de 1974.