viernes, 23 de marzo de 2012

Homenaje a Perrini en Carmelo

Este viernes 23 de marzo se realizara un acto de recordación y memoria en el teatro Uama a las 21 horas

1) Informe causa judicial a cargo del Dr Oscar Lopez Goldaracena
2) Información periodística a cargo de Samuel Blixen
3)Estreno del documental "El heladero de Carmelo" creado por un grupo de cineastas dirigido por Diego Martino


En febrero de 1974 en un popular tablado de carnaval se interrumpe la programación para dar la noticia: asesinaron a Chiquito Perrini
Durante muchos años la vigencia de la ley de caducidad y la falta de voluntad de los gobiernos blancos y colorados impidió su investigación
Todo parecía seguir el camino de la impunidad, como tantos casos de homicidios políticos y desapariciones forzadas, realizadas al amparo del aparato estatal terrorista.

-Los testigos torturados encapuchados tenían dificultad para identificar cuales fueron los torturadores que ultimaron a Perrini
-Los testigos uniformados callaban por complicidad o miedo a las represalias.
-El Ministerio de Defensa Nacional transmitía no tener información sobre todo el personal civil y militar presente el día del asesinato en el Regimiento de Caballería no 4
-El MDN negaba tener documentos relacionados con la muerte de Perrini y de la existencia de la autopsia del hospital militar. (Estos se consiguieron en otras dependencias oficiales)
-Se suponía que los oficiales acusados tendrían el comportamiento usual en esos casos, de no recordar nada

La sorpresa de los primeros indagados fue mayúscula cuando reconocieron su firma en los documentos del sumario de la justicia militar en 1974
El voluminoso expediente contenía la autopsia donde queda demostrada la tortura y numerosos torturadores que admiten el trato riguroso que se daban a los detenidos.

Esta prueba documental es irrebatible porque es generada oficialmente por los propios acusados. Confirma además de las responsabilidades individuales ,la responsabilidad de los mandos superiores.
Queda en evidencia el papel de los médicos militares en las practicas sistemáticas de tortura. La muerte en esas circunstancias nunca puede calificarse de accidente: es una consecuencia lógica y previsible de las torturas. Algunas personas son mas fuertes y sobreviven, otras no
Confiamos en la justicia y en la verdad que siempre logran vericuetos para salir por mas taponada y oculta que estén

Nuestra solidaridad con la familia de Perrini, sus amigos y el pueblo de Carmelo en su lucha por la verdad y justicia

Lewis Rostan