viernes, 18 de marzo de 2011

Realizado el acto en la Plaza Libertad






Difundirlo es sembrar Memoria.

Realizado hoy, el acto en la Plaza Libertad, se volvió a dar un paso más,

en la batalla contra la impunidad en Uruguay.

El acto comenzó con la joven rapera argentina y finalizó con la murga Los diablos verdes.

Con un estrado acorde con el mensaje de la proclama, leída por Macarena Gelman,

lucían varias manos en diferentes posiciones. Posiciones que han sido hasta ahora,

las que han votado en

el parlamento, y una de ellas con su dedo apunta en forma acusatoria para anular la maldita ley de caducidad.

Parte de los muchachos de la organización HIJOS estuvieron en el estrado junto a Macarena.

Esta es la proclama leída:

Proclama 18 de marzo 2011.

Todas las organizaciones aquí presentes: sindicales, estudiantiles y sociales que hemos bregado desde siempre por los derechos humanos nos hemos nucleado en la Mesa Permanente Contra la Impunidad, en la que estamos trabajando para que se anule la ley de caducidad y lograr verdad y justicia por los crímenes cometidos por la dictadura cívico-militar y aún mucho antes de la misma. El pueblo no olvida las torturas y los crímenes aún impunes cometidos contra estudiantes, trabajadores y luchadores sociales durante la época del pachecato.

Todos estos son crímenes de lesa humanidad ya que fueron cometidos desde el aparato del Estado dejando una sociedad con numerosos desaparecidos, asesinados, torturados, niños nacidos en cautiverio, perseguidos que fueron obligados a exiliarse para preservar su vida por el hecho de pensar diferente. La dictadura cívico-militar convirtió al Uruguay en el país con la mayor cantidad de presos políticos del mundo en relación a su población.

Estas atrocidades fueron y son denunciadas por víctimas que sobrevivieron a tan perverso calvario, y hasta fueron reconocidas por algunos de los asesinos en un intento macabro por justificarlas como forma de obtener información.

Fuerzas represivas que, en algunos de sus sectores, continúan en una actitud amenazante contra nuestro pueblo, contra nuestra institucionalidad democrática queriendo amedrentar a pilares fundamentales de nuestro Estado de Derecho, como es el Poder Judicial. También fue amenazada la libertad de expresión a través del ataque al periodismo independiente que tantas veces ha denunciado las atrocidades cometidas.

Nuestro pueblo fue obligado durante años a vivir y crecer en el terror, lo que provocó una degradación de los valores cuyas consecuencias aún hoy padecemos los uruguayos. ¿Cómo erradicar la violencia doméstica y social, la discriminación entre los ciudadanos, si aún tenemos el flagelo de la impunidad de los crímenes de lesa humanidad que no hemos resuelto?

Las fuerzas populares no aceptamos la “derogación” de la ley de caducidad porque ello implicaría que sólo se podría juzgar los casos planteados a partir la derogación en adelante, lo cual sería un contrasentido porque quedarían amparados en la impunidad los casos denunciados anteriormente a ella.

La ley de caducidad no solo es jurídicamente inconstitucional, como fue declarado por los tres poderes del Estado y reafirmado por las condenas del Derecho Internacional, sino que además es éticamente inmoral porque viola el principio de que todos somos iguales ante la ley.

Resolver la impunidad no es cuestión del pasado, compatriotas, es una realidad que nos afecta hoy, a cada instante de nuestras vidas, es garantizar un estado de derecho democrático.

Por eso nos dirigimos:

Ø A todo nuestro pueblo, que heroicamente sufrió y resistió el horror de una dictadura que dejó sus huellas en todos sus hijos, generaciones enteras que crecieron y fueron obligadas a vivir inmersos en el miedo, aterrorizadas por la falta de libertades, recibiendo una educación recortada, parcializada, históricamente deformada y que vieron resquebrajarse su país y sus familias,

Ø pero también nos dirigimos a los jóvenes de hoy, porque hasta que nuestro país no destierre el flagelo de la impunidad, no pueden vivir una democracia auténtica, ni con la tranquilidad de que el terrorismo de Estado nunca más sucederá en nuestro país,

Ø También a los Senadores y Diputados que tienen la responsabilidad histórica de saldar todo este período de horror, votando por la dignidad, por la verdad y la justicia, porque más tarde o más temprano, nuestro pueblo reconstruirá la memoria y los roles y posiciones asumidos por cada uno de sus ciudadanos, fundamentalmente de nuestros representantes y personalidades publicas.

Por estos motivos, enviamos este mensaje a todo nuestro pueblo, a todos los rincones del país donde haya ciudadanos que sientan la necesidad de defender los principios democráticos, sin distinción alguna de creencias o vínculos políticos-partidarios, exhortándolos a abrazar la bandera de la dignidad nacional por verdad, justicia y no más impunidad.

Exigimos también a todos los legisladores que cumplan con las responsabilidades para las que fueron investidos y garanticen los Derechos Humanos votando la anulación de la ley de caducidad, dejando atrás al Uruguay de la vergüenza, de las condenas internacionales y sobre todo al Uruguay de la inmoralidad, que avala prácticas contradictorias con los principios democráticos de la Constitución.

Por las generaciones que vienen, para que nunca más hayan abuelas buscando a sus nietos, ni hijos buscando a sus padres, para que nunca más queden familias desgarradas por el mundo, ni generaciones enteras víctimas del terror físico y psíquico de vivir en dictadura.

POR LA DIGNIDAD NACIONAL,

por un Uruguay con Verdad y Justicia

Todos iguales ante la ley

¡A ANULAR LA LEY DE CADUCIDAD, YA!

Mesa Permanente contra la impunidad