lunes, 18 de abril de 2011

Cautela-


Cautela- Análisis de coyuntura y la utilización de la herramienta de la Autocrítica.

Son tres de los elementos carentes en el tablero político de varias organizaciones de izquierda.

El tratamiento en el senado sobre la aprobación del proyecto que dejaría sin efecto artículos de la ley de caducidad, tuvo encendidos debates.

Argumentos de ambas partes, recorrieron el largo camino de lo que ha significado el tema Derechos humanos, desde la salida de la dictadura.

Padecimientos sufridos por el pueblo, pasando luego por el pacto del club Naval, plebiscitos votados por el pueblo, dieron ese día un debate fuerte.

Esa larga y tediosa acción parlamentaria., fue sorprendida por la renuncia al senado, de Fernández Huidobro (luego de la fundamentación del voto afirmativo por disciplina partidaria).

Otro punto sí esperado, fue la fundamentación del voto negativo del senador Saravia.

Después sobrevino la votación… aplausos de la concurrencia en la barra del recinto parlamentario que se fue alternando durante esa larga jornada.

El otro escenario se jugó en las afueras del palacio legislativo.

Ese día se instaló un pequeño estrado de la Mesa permanente contra la impunidad, con la adhesión de integrantes del PIT-CNT, y Frente Amplio, que sólo albergó a pocos militantes, y no lo rodeó, como se había convocado en volantes. Los parlantes re-trasmitían la sección del parlamento, y allí algunos muy pocos jóvenes y algunos muy pocos expresos políticos y militantes escuchaban entre el humo de un sencillo puesto de ventas de chorizos; en un medio tanque, fue el signo de que algo anda mal.

Así; entre música de alguna murga anunciada para el evento, más la renuncia del senador, y los aplausos y cánticos de “se terminó la impunidad” quedó marcado ese día que se lo anunció como histórico.

El después:

Los días sucesivos, a ese anunciado “día histórico”; se convirtió en una catarata de idas y vueltas, confusión, festejos impulsivos, dieron a este tema: un nuevo cambio de eje, que no todos están dispuestos a analizar.

El recurso de los plebiscitos ha sido un recurso de la izquierda hasta hace muy poco tiempo atrás.

Pero los plebiscitos en el tema DDHH, es muy posible que no se los haya analizado en profundidad, usando los tres elementos del título de esta nota.

El primero se concretó en 1989, y se perdió, con el resultado del fracaso por la presión del miedo.

Dejó enseñanzas que muy pocos vieron lo inconveniente de este instrumento en este tema de los Derechos Humanos.

Se volvió a insistir en el 2009, con mucho más trabas y peligros de fracasar que el anterior.

Se lo organizó pegado a las elecciones nacionales, pensando que de esa forma se lograría un buen resultado y con buen apoyo.

A pesar de las trampas a la vista o trabas organizativas, se le sumó empecinamiento y carencia de análisis de futura derrota.

Igual se siguió- seguimos adelante. Porque el torrente que se larga termina arrastrando todo a su paso.

Por otro lado “detrás del telón” se fueron logrando meter juicios que databan de años atrás, obteniendo que ciertos militares de alto rango terminaran entre rejas, cómodas por cierto pero presos. Otros casos o juicios fueron archivados por ahora, y otros fueron archivados anteriormente y vueltos a desarchivar por la Suprema Corte de justicia. Con la proximidad de la supuesta anulación de la maldita ley se auto -convocaron varios expresos políticos iniciando nuevos juicios esta vez; por torturas.

Todo este movimiento en el tablero estuvo jalonado con movilizaciones, conferencias, coloquios, mesas redondas, cuadradas, romboides, etc.

¡Lo que fue el ayer!

La herramienta del análisis de coyuntura fue un instrumento que en viejas épocas de militancia nos marcaba el ritmo de los pasos a seguir.

Nos proporcionaba los elementos claves para la toma de decisiones.

No era la salvación, pero nos aproximaba a ver la realidad lo más veraz posible para poder marcar las estrategias en el plano social y político del momento. Claro que para esto, se precisaba de buena información, seriedad e ideología concreta.

Elementos centrales que se han perdido en el “túnel del tiempo”.

Nos sobrevino la derrota, el caos, la “bajada” ideológica, que arrastra a la ética y por ende a la moral revolucionaria que tanto predicábamos.

Corral de ramas:

Con este nuevo panorama enclavado, tendremos larguísimos debates jurídicos, aburridores sobre el tema DDHH. Ya lo veníamos teniendo… ¿será que de alguna manera el hecho de que la gente no haya acompañado la convocatoria de “rodear el parlamento” tenga que ver con este “panorama- recurso” que hizo perder el interés en buena parte de la sociedad? Deberíamos pensarlo por lo menos.

Lo cierto es que en estos siguientes días, asoman ya las trampas; claro que para el que las quiera ver!

Ahora cambiado el eje del tema y llevado al terreno jurídico, los jueces y fiscales tendrán mucho más trabajo de formular nuevas estrategias para sortear los escollos ¿quedarán solos en esto? También habrá que pensarlo.

A mi criterio el cambio de eje sobre el tema Derechos Humanos, nos exigirá ser mucho más precisos y serios.

Pasaron muchos días y no dejo de tener un sabor amargo como resultado. Acá hay responsabilidades de todos. ¡Pero eso sí! de arriba para abajo. Con la asunción de los gobiernos progresistas llamados de izquierda, la desmovilización pagaría su costo… siempre el costo para la base…como ayer.

Como dirimir este tema tan doloroso. El que crea que se termina la impunidad sueña espantosamente.

Los caminos serán complejos, pero caminaremos igual

Quizás un nuevo compromiso reagrupe las filas dispersas.

Por Verdad Y Justicia.