miércoles, 23 de mayo de 2012

No se escapó Rudolf Hoess, se escapó Juan Miguel Wolk, lo mismo.


Se escapó Rudolf Hoess

 Por Pablo Díaz *
Se escapó Rudolf Hoess (1). Si esto fuera verdad, ¿qué explicación daría el juez Corazza?
Rudolf Hoess fue jefe del campo de concentración de Auschwitz.
 El Pozo de Banfield fue un campo de concentración de detenidos clandestinos por la dictadura cívico-militar que se inició el 24 de marzo de 1976. Se caracterizó por concentrar a mujeres embarazadas y adolescentes, además de otros compañeros, de los cuales pocos sobrevivieron.
La Justicia argentina debe tener un problema de humanidad. Quiero decir, sus integrantes deben menospreciar los testimonios y la vejación de las víctimas. Quizá la cotidianidad los acerque más a la bella vida de sus días como magistrados bien pagos que como custodios de la justicia terrenal.
Les explicaré una vez más qué es un campo de concentración o qué fue el campo de concentración llamado Pozo de Banfield, donde su jefe, el comisario de la policía de la provincia de Buenos Aires Juan Miguel Wolk, acaba de escapar de su arresto domiciliario...   ¿Rudolf Hoess tuvo arresto domiciliario? Al margen de la ridiculez de que su custodia la tenía su hija, también miembro de la policía de la provincia de Buenos Aires.
Me trasladaron del campo de concentración de Arana, en La Plata, al Pozo de Banfield el 27 o 28 de septiembre de 1976. Permanecí hasta el 28 de diciembre de 1976.
Las condiciones en las que estábamos como secuestrados fueron habitar un calabozo del tercer piso, donde sólo podían entrar dos personas acostadas, sin colchón, sin baño y semidesnudas (sin pudor diría desnudas). Teníamos un algodón sobre nuestros ojos y encima de éstos una cinta de hospital, más una soga en nuestros cuellos y atadas las manos en la espalda a la soga del cuello... sólo podíamos desatarnos cuando una guardia “buena” nos permitía hacerlo sólo con la puerta cerrada... aclarando que no comíamos todos los días y no nos abrían la puerta todos los días.
¿Por qué? Pues, ¿para qué darle de comer a quien sólo esperaba el turno del traslado final? ¿Tiene presupuesto el condenado a muerte en los campos de concentración? Sólo lo que cuestan el gas o la bala.
Para alivianar la lectura quisiera darles identidad a algunas personas que fueron asesinadas en ese campo y estuvieron conmigo. María Claudia Falcone, de 16 años; Stella Montesano de Ogando, quien tuvo familia en la “maternidad casera” armada en el segundo piso del campo; Francisco López Muntaner, de 16 años; María Clara Cioccichi, de 17 años; Gabriela Carriquiriborde, quien también tuvo familia ahí... por supuesto sus hijos nacidos en ese cautiverio fueron dados en adopción por Rudolf o Wolk.
En el caso de María Clara conté que una vez que nos sacaron al baño, que estaba sobre el fondo del pasillo, cuando nos depositaron a todos en nuestros calabozos, ella empezó a gritar para que no la violen pues el “guardia bueno” la estaba manoseando. Sus gritos fueron de basta y que por favor la maten. Y Claudia, antes de que me trasladaran después de decirme que me habían dado un salvoconducto y que mis padres habían logrado salvarme, me confesó que había sido violada en los campos de concentración y que nunca más podría volver a ser mujer. Déjenme hacerles una pregunta: si la violaban cuando no sabían si iba a aparecer detenida legalmente, después de saber que la tenían que asesinar, ¿cuántas veces la violaron?
Quien recorra el Pozo de Banfield verá sobre las paredes del patio marcas de tiros, también sobre el piso del patio y sobre un sótano. Los mataban ahí. Se comprobó que Hoess abría la llave de gas sólo para dar autoridad. Yo acuso a Juan Miguel Wolk de asesino. Sepa, señor juez, que no fue jefe de un jardín de infantes, en todo caso de exterminio de infantes. Y si no escriba usted lo que pasaba en ese campo de concentración. No se escapó Rudolf Hoess, se escapó Juan Miguel Wolk, lo mismo.
* Ex detenido-desaparecido. Sobreviviente del Pozo de Banfield.
(1). Rudolf Hoess fue condenado a muerte en Cracovia, luego de fugarse de Alemania y ser atrapado por los aliados. Fue ahorcado en el antiguo campo de concentración de Auschwitz el 7 de abril de 1947.