domingo, 27 de mayo de 2012

editorial sobre las declaraciones de Mujica.


Mujica hace “lo que puede” por los desaparecidos

El presidente Mujica participó este viernes de un concierto en la embajada de Argentina

+ EFE - 25.05.2012, 18:38 hs - ACTUALIZADO 19:23Texto: -A / A+
·                                 © EFE


“El presidente José Mujica, afirmó este viernes que hace "lo que puede" para que se haga justicia con los desaparecidos de la dictadura (1973-1985) y que "no vive para odiar" pese a los catorce años que pasó en la cárcel, la mayoría durante el gobierno de facto”.
Una vez más la ofensa, la acusación solapada a los que luchamos por verdad y justicia, como si esto fuera un resentimiento que engendramos en las oscuridades de nuestras almas. Sin embargo señor presidente le recuerdo que; en sus años juveniles hacer la revolución o la guerrilla (como prefiera llamarla), fue usted que engendró en nuestros espíritus  adolescentes la
lucha por la justicia, la lucha por la desigualdad entre otras consignas.
Qué usted haya estado 14 años presos no lo hace ni más ni menos que otras/os que solo estuvieron algunos meses, o días o años. El dolor, la vulneración de nuestros derechos, la pérdida de nuestros familiares, amigos y compañeros asesinados por torturas, o los que decidieron quitarse la vida por las secuelas sufridas, lo deberían llamar a silencio respetuoso.  Por ellos y por sus familiares,…tan solo eso.
Da la impresión que usted se vanagloria de sus 14 años de preso, como si fuese un galardón que le da derecho de decir lo que quiera en este tema.
Yo le aseguro que sus palabras lastiman, indignan, sublevan el alma.
Si usted fue capaz de perdonar lo felicito, sabrá el por qué de su toma de conciencia ante tanta barbarie contra sus propios “hermanos de lucha” de antaño.
No vive para odiar nos dice… nosotros tampoco vivimos en el odio, muestras de eso,  han habido más que suficientes o acaso usted vio o comprobó algún atisbo de justicia por mano propia señor presidente contra los genocidas de la época?
No es necesario tanto desprecio de su parte,  hacia los que acompañamos en la búsqueda de la verdad y la justicia a las madres y  a los hijos que aún buscan a sus padres.


Al concluir su participación en el acto de conmemoración del 202 Aniversario de la Revolución de Mayo organizado por la Embajada Argentina, Mujica fue increpado por una periodista que le preguntó insistentemente por las gestiones que realiza su gobierno en la lucha contra la impunidad."Vamos andando. No sé. Yo hago lo que puedo pero no soy adivino y no puedo poner a nadie arriba de una plancha y torturarlo", afirmó.
No se precisa torturar señor presidente, es mucho más fácil de lo que cree… solo se precisa de voluntad política y dar la orden de liberar los archivos del hospital militar, los archivos que le solicita la justicia desde hace tiempo y que son negados con excusas interminables.
Nosotros sí afirmamos y no dudamos que vamos andando pero junto a la gente que tomó conciencia de todo lo vivido y que  acompaña cada 20 de mayo en forma masiva aún con lluvia y frío. Sí que vamos andando!!!
Mujica indicó después que "la justicia somos todos" y que las causas judiciales se van "encarando en la medida en que se anotan (responsabilidades)".
No señor;  yo,  ni nadie que no haya estudiado la carrera de las leyes somos justicia.
En todo caso depositamos confianza en un estado de derecho que ejerza como corresponde la justicia. Las causas judiciales han sido un largo y doloroso proceso individual y colectivo, que hizo que a tantos años de impunidad, se entienda que debería juzgarse a los criminales de delitos de lesa humanidad.
Sabe ¿para qué? Para que no crean que torturar, asesinar y desaparecer sea gratuito y que lo hagan tantas veces como se les ocurra.
Ante la insistencia de la periodista, el gobernante agregó que "lo de atrás también hay que cerrarlo y hay que suturarlo" porque "hay que vivir"."Yo vivo para adelante, tengo que convivir con mis contemporáneos y tengo que preocuparme por los problemas de los que están naciendo y todos los demás", manifestó."Tenemos tribunales, tenemos cuarenta personas buscando en la tierra" los restos de los desaparecidos, "mandamos la información, rescatamos lo que podemos", añadió.
Qué hay que cerrar el pasado le diría que es; a lo que aspiramos Todos.
Pero eso sí, luego de encontrar a Todos los desaparecidos. Y le agregaría que nos preocupamos  por los que están naciendo y todo lo demás, para eso fueron  votados,   y  hoy dirigen el destino de nuestro país.
 También le aseguro que todos los días convivimos con nuestros contemporáneos, entre ellos están lo impunes, también.

En el acto celebrado en la Embajada de Argentina, ofreció un concierto el músico Miguel Angel Estrella, un activista argentino que estuvo preso en la época de la dictadura en Uruguay, en la cárcel de Libertad donde conoció a Mujica.
Al ser preguntado por Estrella, el jefe de Estado uruguayo recordó su etapa tras las rejas.
"Tengo 14 años preso, pero no ando odiando a nadie. Acepto las canas, las arrugas y los dolores, pero no vivo para odiar", explicó Mujica.
Las madres e hijos no pueden ver las canas blancas, las arrugas de sus seres queridos, verlos envejecer plenamente en el hogar. Solo llevan en sus manos todas las veces que sean necesarias; los carteles con  las fotos en blanco y negro.
Y le aseguro que esas madres y los hijos,
nada de odio hay en sus miradas, ni en sus palabras; hay amor hacia la gente.

Argumentó además que si Estrella mantuvo viva su esperanza en la cárcel por la música que imaginaba en su cabeza y no podía tocar, a él le ayudó "hacer rayitas en la pared" y las "ranas" que fue acumulando en el pozo donde estuvo en duras condiciones como rehén de la dictadura."Llegué a tener siete ranas, de esas chiquitas de zarza, y les ponían un vasito para que se bañaran, y llegué a tener en Paso de los Toros una rata que venía a la una de la mañana a buscar unas miguitas", contó.
Por último, Mujica relató que en aquella etapa descubrió que "las hormigas gritan".
"Cuando vaya a su jardín agarre una hormiga y la pone acá (se señala el oído), la va a sentir gritar, pero hay que tener oído", dijo medio en broma, medio en serio.
Las madres gritan, pero gritan en silencio señor presidente.