lunes, 7 de mayo de 2012

Las huellas montoneras en Uruguay


Difundirlo es sembrar Memoria.
Editorial.

Los medios de prensa jugaron un rol de suma importancia durante los procesos
de terrorismo de estado en toda la región.
Estuvieron presentes durante todo el largo proceso criminal, saludando el  arribo de las fuerzas armadas al poder, que lideraban la lucha antisubversiva. Pero también no faltaron los medios, que como siempre según quien esté de turno, simpatizan para obtener prebendas.
Los demás, que se opusieron a los golpes de estado fueron clausurados y muchos de sus periodistas fueron perseguidos, encarcelados o asesinados.

Cuando una/o mira o “lee” una fotografía hace de ella una interpretación al darle un vistazo.
Esta foto de archivo publicada en Argentina, en revistas y diarios en la década de fines de los años 70,  golpearon la sensibilidad de la sociedad argentina, produciendo un efecto aterrante en la militancia.
Es una historia que nos entrelaza a argentinos y uruguayos, historia que tuvo su desenlace en nuestro Uruguay, más precisamente en Lagomar.
La foto nos muestra un dramatismo a golpe de vista con el título de -Alejandra quedó sola-.
La foto: una niña, a la que en el texto le agregan  que es rubia…. Se ve claramente una muñeca que viste con la misma tela de la niña. En una esquina de la publicación; una casa de balneario y más abajo municiones y armas de guerra.
El texto que acompaña estas imágenes nos relata, de que la niña era hija de dos subversivos y que ella era una víctima que no tenía a nadie en el mundo y que había quedado huérfana.

Entremos en la verdadera historia.
Año 1977 Uruguay.
Esta niña se llama Alejandrina Barry y era hija de Susana Matta y Juan Alejandro Barri.
Ambos militantes de importancia de la organización Montoneros (Argentina).
La coordinación de los servicios de inteligencia de los estados totalitarios de la región, llevaron  la represión fuera de fronteras compartiendo detenidos, secuestrándolos y realizando traslados de un país a otro.
Rosario Quiroga argentina ella y sus tres hijas pequeñas, deciden buscar refugio en Uruguay, porque su esposo ya había sido secuestrado y desaparecido en su país un año antes.

Octubre de 1977, esta familia junto a otros militantes montoneros arribaron al Uruguay,  algunos escapando de la fuerte represión desatada en su país, otros venidos desde Europa para continuar su accionar contra la junta militar instalada en marzo del año 1976.
Oscar de Gregorio un dirigente montonero, había sido detenido en el puerto de Colonia
por el cuerpo de fusileros navales (Fusna) el 16 de noviembre del año 1977.
Rosario Quiroga logra  ver su detención y avisar a la familia.
A partir de este hecho, se desencadena una sucesión de secuestros y asesinatos de ciudadanos argentinos en nuestro suelo uruguayo.
En la casa habían quedado sus tres hijas,  más la hija del matrimonio  Barry (Alejandrina) con la mamá de esta (Susana Matta) cuando, Rosario Quiroga sale rumbo hacia Montevideo.

Quiroga es detenida junto a otro argentino de nombre Rolando Pisarello, en la ruta ínter balnearia  por las fuerzas conjuntas.
Estos fueron llevados a un lugar hasta hoy desconocido en la zona de Carrasco con apariencia de Castillo. Allí son brutalmente torturados.
De mientras en otro lugar de la ruta, realizaban otro operativo, hiriendo de muerte al padre de Alejandrina ( Barri)que era acompañado en el auto por Jaime Dri (diputado peronista).
Al día siguiente rodearon la casa de Lagomar siendo secuestrados todos, las 5 niñas y dos mujeres. En esa acción es asesinada  la mamá de Alejandrina. 
En otra casa donde residía el  reconocido pianista Miguel Ángel Estrella son detenidos y heridos. Un matrimonio exiliado, otra mujer y el pianista.
Todos fueron llevados al mismo lugar de tortura donde constatan la presencia de militares navales argentinos y uruguayos.
Luego algunos fueron trasladados en forma clandestina hacia Argentina mediante helicópteros o aviones pequeños militares. Rumbo a la ESMA (Escuela de mecánica de la Armada) , donde algunos siguen desaparecidos.
Otros fueron encarcelados y procesados acá y llevados al penal de Libertad.

34 años después se presentan en la justicia uruguaya para iniciar la causa en el juzgado del juez Charles.

La otra foto actual.
La entonces niña Alejandrina que fue expuesta por los medios de prensa argentinos Editorial Atlántida- Revista Gente- Revista Somos- (entre otros) rodeada de armas en su cuna, hoy siendo ya adulta inició juicio contra estos medios de prensa
“-Primero asesinan a mi papá y luego, ese mismo día, cercan la casa donde estábamos con mi mamá, la matan y quedo yo sola.”
Después llegaron los periodistas y las cámaras de foto. “El objetivo -cuenta convencida- era reivindicar la abatida de los que denominaban ‘terroristas subversivos’ conmigo como conejito de Indias..

Por Verdad y Justicia.