martes, 3 de abril de 2012

EL BOZAL SELECTIVO


DIFUNDIRLO ES SEMBRAR MEMORIA.

EL BOZAL SELECTIVO.

La jueza Dra. Mariana Mota ha tenido que trabajar en estos años sobre las investigaciones de los crímenes de la dictadura cometidos desde el estado uruguayo.

La inmensa cantidad de causas entradas en los juzgados a fines del año pasado se sumaron a las que ya llevaban años de estar archivadas y vueltas a desarchivar por resolución del poder ejecutivo

La jueza, en su entender jurídico siguió y sigue adelante con las causas, pues en ellas se denuncian crímenes de lesa humanidad, es decir que, aplicó la imprescriptibilidad en las mismas y la imposibilidad de renunciar a su juzgamiento por parte del estado sobre esos crímenes que marcaron una sombría y temible década de calvarios para muchísimas familias uruguayas.

Familias que siguen buscando a sus seres queridos y que hoy tristemente se los va encontrando en fosas, escondidas por los militares y civiles cómplices.

Otras causas; se sumaron por torturas cometidas en los cuarteles y que sus víctimas removiendo el pasado doloroso pueden relatar hoy ante los estrados judiciales con garantías -a diferencia de aquellas décadas infames de libertad mutilada-.

Es decir en este caso concreto que nos atañe, la jueza Mota divide su tiempo en las causas "comunes" que llegan día a día a su juzgado y en las de Derechos Humanos que incluyen: tomar testimonios a los sobrevivientes, indagar a los responsables, solicitar documentos de la época al ministerio de defensa y a otros organismos del estado, todo esto con los pocos recursos que tiene el poder judicial, volviéndose así, juicios eternos en un proceso penal obsoleto.

Argentina

La magistrada viajó a Buenos Aires, invitada por el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y el Centro Internacional para la Justicia Transicional (ICTJ), para volcar su experiencia como jueza penal de 7° turno de Montevideo, donde investiga los delitos cometidos por la dictadura (entre otras cosas).

El diario página 12 le realizó una entrevista que es de fácil acceso a los que manejan Internet.

En esa entrevista dice claramente que: “el proceso judicial uruguayo es lento”-

¿Acaso alguno tiene duda de esta verdad incontrastable?

Luego el periodista le hace mención a una situación que se dio el año pasado en la marcha del silencio y de cómo quisieron recusarla por hablar con un abogado, al cruzar la marcha por una esquina. Con lo cual la jueza tuvo como consecuencia de ello, que realizar un informe en 24 horas a pedido de la Suprema Corte de Justicia.

La jueza en los ojos del poder.

La jueza Mariana Mota nuevamente en la mira de la SCJ, pero esta vez por mandato del poder ejecutivo a través del presidente Mujica.

–“El presidente José Mujica expresó a través del semanario Búsqueda, que le “llamó la atención” que “ni la Suprema Corte de Justicia (SCJ) ni nada parecido” se hubieran pronunciado sobre el hecho. “Esperé a ver qué pasaba, a ver si había naturales manifestaciones tras esas declaraciones, pero por ahora no las hubo”, deslizó Mujica.

Lo que llama la atención es que a tantos años parece ser que aún no aprendimos que algunos medios de prensa, no solo no se opusieron al golpe de estado sino que aplaudieron su paso. Antes para desestabilizar a los gobiernos y dar paso a los golpistas y hoy para sembrar conflictos o caos ciudadano.

En este caso, apoyarse en las líneas tergiversadas de un semanario para pedir que se ''tomen medidas'' contra la jueza Mota se podría calificar- humildemente- de falta de filtro político. A no ser… que se quiera esconder detrás de ese semanario para aprovechar a sacarla del medio.

El largo camino andado para quebrar el escudo de la impunidad; ha traído grandes sorpresas en la sociedad, que alberga en su seno a las organizaciones de Derechos Humanos entre ellas la más prestigiosa: Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos.

Un camino de intenso dolor acumulado, en todas las víctimas del terrorismo de estado que no están dispuestas a retroceder ni un paso más.

Hace pocos días todos miramos por cadena de radio y televisión al estado en la figura del presidente decir del cumplimiento del tema derechos humanos.

Y ahora vemos su marcada mirada sobre la jueza Mota, a través de la suprema corte de justicia. Esto nos deja nuevamente una pregunta que a simple vista se responde por sí sola. ¿El poder judicial carece de independencia?

Estemos atentos para que luego de pasada la semana de turismo no tengamos que presenciar el traslado de la jueza Mota para otro lugar y de esa forma los juicios que están encaminados se paren por otro largo tiempo más.

POR VERDAD Y JUSTICIA.