domingo, 15 de abril de 2012

Año 2003 Carta de Laura Martirena al Presidente Batlle

05-Diciembre-2003

Carta abierta de Laura Martirena a Jorge Batlle (*)
“Deje actuar a la justicia para que aclare el crimen de mis padres”

Sr.Presidente de la Republica Oriental del Uruguay, Dr.Jorge Batlle Ibáñez

Presente

Le escribo en Presente, porque ya le escribimos y Ud. no responde. Le escribo con todo respeto, porque Ud. es el presidente de los uruguayos.

Le escribo, Señor Presidente, para decirle que no me cite, pero que si me cita, me cite bien. Hace tres años el diario La República, el 8 de julio del 2000, en su tapa me nombraba como vocero de Familiares de Asesinados por Razones Políticas, manifestando que en este país había, y debía dejar de haber, muertos clase A, y muertos clase B.

Ud. ahora usa el mismo razonamiento para contestarle al poeta Juan Gelman, que aquí no hay desaparecidos clase A, y clase B. Debió aclararle, Sr. Presidente, que sí hay muertos clase A, y clase B. Y que todos juntos forman la clase C. Porque la clase AA esta formada por los torturadores que mueren en sus camas de lujo, enriquecidos por premio a su labor, sin haber estado un solo día en la cárcel.

Sr.Presidente, yo también soy poeta. Y uruguaya. Mi padre, Luis Martirena Fabregat, era un intelectual reconocido internacionalmente, al que Ud. seguramente conoció como cronista parlamentario.
Era un intelectual con todas las credenciales posibles.

Mi madre, Ivette Giménez Morales, era su esposa. Y eran uruguayos. Y su caso no entra dentro de la ley de caducidad. Y Ud no nos recibió nunca, Sr. Presidente.

A Ud. le consta, Sr. Presidente, si vive en este país, que mis padres fueron fusilados, que en mi casa no hubo ningún tiroteo. Si no lo sabe, debió mandar investigar. Y si lo sabe, con mas razón, debió mandar investigar, para que lo sepan todos.

Sr.Presidente. Sabe Ud que lo estamos reclamando desde 1985. Yo se que Ud sabe todo esto, no solo por la prensa, sino por los vínculos interfamiliares que ambos tenemos. Porque este es un país familiar, pequeño y grande al mismo tiempo. Pero no hubo Comisión para la Paz en nuestro caso. No hubo ni el mas mínimo respeto hacia nosotros.

Sr.Presidente, el mismo tiro que mató a mis padres, mató a mis abuelos maternos, la única familia que yo tuve y que se ocupaba de mi. Crecí sola y en la mas absoluta miseria. No pude estudiar en tiempo y forma, Sr. Presidente, que era lo que más me importaba. Quizás por tradición familiar, quién sabe. ¿Cada uno sabe lo que mas le duele, verdad? A mi no fue el hambre, ni el frío, ni el desamparo, fue eso.

Sr.Presidente, exijo saber como murieron mis padres y Ud. puede ayudarme. Exijo saber quien los mato, porque no entra dentro de la ley de caducidad. Exijo la prisión de los responsables, porque no entra dentro de la ley de caducidad.

Presidente Batlle, Ud llama a Gelman mercenario. Ud que lo conoce, como lo conozco yo. ¿No le da vergüenza?. Los poetas no son mercenarios, Sr. Presidente, ni siquiera son comerciantes; es mas, son incapaces hasta de vender libros de poesía. Claro, eso Ud no lo sabe.

Pero hay otros que trafican con la muerte. ¿Verdad?

Sr.Presidente, Ud sabe que por estos días el diario La República ha realizado una crítica al diario El País. ¿Tiene idea, Sr. Presidente, de lo que la prensa, en especial el diario El País y en su momento el diario El Día, Acción, La Mañana y Ultimas Noticias junto a la televisión y sus radios nos hicieron a los familiares de los Asesinados por la represión? ¿Tiene idea de lo que fue soportar tantas mentiras, humillaciones, agresiones, difamaciones? Son tan responsables como los que tiraron del gatillo, o más. Ocultaron la verdad, difundieron, adornaron e inventaron mentiras. Encubrieron y promocionaron a los asesinos y torturadores. Y peor aun, tomando en cuenta el hecho de que muchos familiares son blancos o colorados. Y desde siempre leían esa prensa

Por eso le pregunto, Sr.Presidente: ¿Cuándo el Partido Colorado va a realizar una autocrítica? ¿Cuándo lo van a hacer ciertos sectores del Partido Nacional?

He oído a los Tupamaros realizar autocríticas. He oído a muchos militares realizarlas. Pero jamás he oído al Partido Colorado que Ud. representa realizar una autocrítica de todos los crímenes que realizaron y mandaron realizar en el pasado. ¿No cree que ya es hora?

Esa falta de autocrítica creo yo que tiene mucho que ver con que haya muertos clase A y clase B en nuestro país.

Con que no se investiguen los crímenes ni se tome en cuenta a los familiares de los fusilados por los gobiernos de Jorge Pacheco Areco y J. M. Bordaberry, amén de los asesinados luego en las cárceles por la dictadura del 73.

Pero todos sabemos que la dictadura comenzó mucho antes.

¿Ud sabe como mataron a Ibero Gutiérrez? Sabe como mataron a este poeta adolescente? Lo mataron torturándolo a balazos, en las manos, en los pies, en los brazos, en las piernas. Lo mataron hombres organizados por su partido en escuadrones de la muerte. Lo dejaron desangrar. Escribieron con su sangre una burla a su poesía. No hubo juicio. No hubo investigación. No hubo derecho.

¿Qué es lo peor que le puede pasar al Partido Colorado si se hace una autocrítica? Una autocrítica es liberadora, no se puede crecer sobre mentiras. Las mentiras regresan. Siempre.

Pero pensando y pensando ¿qué es lo peor que podría pasar? Yo me respondo que nada.

Que sería muy bueno para ese partido frente a la gente. Entonces, si seguimos pensando, lo único que a uno se le puede ocurrir es que las razones para no hacerlo, no sean morales, sino económicas. Quizás ese partido no este dispuesto a cambiar, por razones económicas. Y si las razones son económicas, ¿quién es el traficante Sr. Presidente?

Sr.Presidente: Deje actuar a la justicia para que aclare el crimen de mis padres de una buena vez.

Y como dijo el poeta en uno de sus textos, Sr.Presidente: “guarda abajo” porque abajo esta la gente, la gente honesta de todos los partidos, que nos apoya a nosotros, y quiere saber la verdad.

Mire para abajo.

Laura Martirena Giménez