viernes, 4 de noviembre de 2011

El propósito del Terrorismo de Estado

Profesor Álvaro Rico

“Apropiación de dinero y bienes”, era el propósito del Terrorismo de Estado

Patrón represivo. Estudian 1.500 nuevos documentos sobre "desaparecidos" en dictadura.

Los investigadores de la Udelar están corroborando 1.500 nuevos archivos de casos de desaparecidos durante la dictadura. En Uruguay el terrorismo de Estado tenía como meta "la apropiación de dinero y de los bienes de los que luego fueron detenidos y desaparecidos", dijo Alvaro Rico.

Escrito por: RICARDO PORTELA - MAURICIO PÉREZ

Jueves 03 de noviembre de 2011 | 3:25

Alvaro Rico. Se detectaron "más de 20 formas de ocultar o simular la desaparición de una persona".

El patrón represivo que llevó adelante el terrorismo de Estado fue más que nada la obtención de dinero y la apropiación de bienes de las víctimas y no directamente la intención de liquidar a las organizaciones políticas que integraban aquellas personas que hoy siguen en condición de detenidos desaparecidos.

A esta conclusión arribó el equipo de investigadores que integra el profesor Alvaro Rico, coordinador del programa de investigación histórica sobre la dictadura y el terrorismo de Estado en el Uruguay y que lleva adelante la Universidad de la República en convenio con la Presidencia de la República.

Rico relató que actualmente la investigación está pasando por un proceso de “confirmación” de datos y que se están verificando unos 1.500 nuevos documentos sobre los casos de desaparición forzada de personas. Durante este proceso, la investigación pasó por varias etapas “y ahora se está en la tercera etapa a partir de un nuevo convenio del año 2010 que Presidencia renovó con al Universidad de la República”. En esta etapa de la actualización se ha trabajado en cinco nuevos archivos que Presidencia habilitó para poder consultarlos. ºSon cinco archivos “y el más importante es el de las acciones desarrolladas por el SID, los Servicios de Inteligencia de la Defensa y por el OCOA, el Organismo Coordinador de Operaciones Antisubversivas”. Rico señaló que se refieren a los documentos microfilmados que fueron casualmente hallados en una dependencia del Ministerio de Defensa durante la gestión de la ex ministra Azucena Berrutti.

“No tienen ningún índice ni patrón de seguimiento”, destaca Rico en esos microfilmes. “Son 16 CD microfilmados que se están trabajando en el marco de la secretaría de seguimiento de la Comisión para la Paz”, sostuvo. Un archivo importante en el que están trabajando es sobre la Dirección Nacional de Migración del Ministerio del Interior. Allí aparecen datos sobre entrada y salida del país pero especialmente en el período en el que más traslado de prisioneros entre Uruguay y Argentina se pudo verificar. Eso alude a los años 1976, 1977 y 1978. Rico destaca que también se encontraron registros de numerosas delegaciones de militares viajando a la escuela de las Américas en Panamá para participar en cursos de adiestramiento represivo y sobre un viaje a Buenos Aires del oficial del Fusna Jorge Tróccoli el 20 de diciembre de 1977 “en el momento de la máxima represión contra el GAU y el MLN en Argentina”.

También aparecen informes sobre el traslado de Argentina a Uruguay de la esposa y de dos de los tres hijos del detenido desaparecido Adalberto Soba, y de un plan sistemático de represión contra el Partido por la Victoria del Pueblo, entre setiembre y octubre de 1976. “Aparecen también datos de uruguayos que emigraron a Argentina y luego desaparecen o registros de todas las personas que se exiliaron en México y de sus acompañantes”. “Cuando uno habla de reconstruir los patrones de represión, estos se reconstruyen luego de infinitas piezas de un rompecabezas que uno debe armar porque la información es fragmentaria y hasta disfrazada”, señaló Rico.

Tras la constatación de información, se han detectado “más de 20 formas de ocultar o simular la desaparición de una persona”, desde que es detenida hasta que finalmente son hallados sus restos.

“Hemos confirmado que a los restos de los desaparecidos se le arrancaban las huellas digitales para dificultar su identificación o se cambiaba el paisaje en el que eran enterrados, desviando cursos de arroyos o reforestando el área para que no pudieran, por fotos aéreas, identificar el lugar que había en 1976 o en 1980″.

Niños desaparecidos

En Uruguay hay dos niños y un adolescente que continúan en condición de desaparecidos. Hubo 19 casos de niños que temporalmente estuvieron desaparecidos. Los hermanos Hobbas y Severo Barreto (tenía 17 años al momento de su detención) que hoy siguen desaparecidos.