jueves, 21 de febrero de 2013

Yo estuve en la suprema corte de justicia.


Yo estuve en la suprema corte de justicia ese día, como también estuve junto a miles de uruguayos enfrentando y resistiendo el golpe de estado  en nuestro país.
Yo como miles de uruguayos recibimos como castigo la tortura, la cárcel y otros el exilio.
Y lo más triste y deleznable fue el resultado de personas asesinadas y desaparecidas durante el régimen cívico-militar que ensombreció nuestra historia.
Un pueblo sojuzgado durante casi doce años;  a las botas militares y civiles cómplices,  que nos condenaron a la miseria y persecuciones constantes: Merece respeto
Muchas décadas llevamos buscando a nuestros desaparecidos, que fueron escondidos, enterrados en predios militares.
La constante memoria, y ejercicio de aunar voluntades por  verdad y justicia que una sociedad necesita, solo  se logra a través de la justicia.
Y la jueza Mariana Mota está siendo sometida a una persecución, incalificable   por la suprema corte de justicia por la razón de tener la mayoría de causas entradas a su juzgado relacionada con  delitos de lesa humanidad  cometidas por los agentes del estado uruguayo.
La verdad sigue siendo mutilada, obstaculizada y el deber ético y moral de todo aquel que se precie de ser un buen uruguayo,  debería reforzar las filas frente a  esta embestida  que solo busca la criminalización de la libertad de expresión.

Martha Passeggi.