lunes, 18 de febrero de 2013

Difundirlo es sembrar Memoria.


Difundirlo es sembrar Memoria.

Así durante 5 años encabecé mis notas,  difundiendo todo lo relacionado a la








lucha popular sobre este tema.
El año pasado, en varias de ellas venía-veníamos en conjunto llamando la atención
sobre la culminación de una etapa.
Etapa llena de obstáculos y traiciones.
De logros y victorias también.
El álbum fotógrafico lo encabecé -Día histórico en la suprema corte de justicia-
Estar detrás de la cámara siendo fotógrafa y protagonista implica controlar, filtrar, mirar
arremeter, y mantener los sentimientos a flor de piel en forma permanente.
Parte del trabajo en algunos momentos lo pierdo, a es profeso- para poder desagotar la bronca, y por que no, la alegría de la lucha.

Hoy fue histórico!

Decenas de personas  concurrieron, permanecieron y gritaron con toda la fuerza;  su apoyo a la jueza Mariana Mota y su inquietante desenlace.
Porque… a no engañarse es el fin de una etapa.
Etapa larga, fatigosa, dolorosa y por momentos de pequeñas alegrías. Logros que solo lo obtienen, las fuerzas populares, organizadas, ante la injusticia, ante la represión, ante la falta de libertades.
Durante el proceso cívico-miliar, que duró casi doce años, hubo dignidad en la lucha, hubo entrega, hubo coraje.
Hubo resistencia constante y callada cuando fue necesario, y en otros momentos
 Rompió el   muro del miedo y  marchó por las calles.  
Esa resistencia sembró la memoria que hoy cultivamos, para que no se muera  para que genere nuevas rebeldías.
La Memoria guarda los nombres de los genocidas, uno a uno.
La Memoria guarda los nombres de civiles cómplices de ayer y de hoy.

La crónica de los hechos del día de hoy, lo verán en la  televisión, en los medios escritos.
Ahora en estas líneas solo leerán un punto de vista.
Templar los corazones, porque una nueva etapa se abrió, dónde nos exige estar,
alertas, unidos.

Por Verdad y Justicia!