lunes, 18 de febrero de 2013

La impunidad sigue en curso.


Esta es la triste realidad que nos convoca a redoblar fuerzas, sin más dilatorias.
-
-Este año el tema de ddhh deberá necesariamente tener la voz de la scj.
Y hoy se expidió sobre la jueza Mariana Mota. La impunidad sigue en curso.
Y esta estocada  del día de hoy, nos indica como seguirá el tema DDHH en este país.

 Hay muchas dilatorias, han derivado todo lo que han podido la resolución de los recursos y con ello expedirse sobre la calidad de los delitos que se investigan, es decir, si son imprescriptibles o no.  Pero va llegando la hora, lo van a tener que decir, y en eso va el cumplimiento o no de la sentencia de la CIDH sobre el caso gelman vs uruguay. La sentencia de la CIDH obliga a todos los poderes del estado, en sus propias atribuciones y como parte de un estado, a cumplir con  lo que establece la sentencia. Lamentablemente el Uruguay no esta cumpliendo con lo mas importante de la sentencia: investigar y sancionar a los responsables. Las dilatorias para decidir cuestiones tan obvias como las in constitucionalidades de leyes que no pueden cuestionarse porque van en línea con lo decidido por la CIDH, la falta de recursos humanos para investigar, la falta de interés en formar a los jueces y fiscales para abordar estos temas, la falta de apoyo legal a las victimas ( los abogados trabajan por vocación, por identificación con los reclamos pero no son remunerados, ni por las victimas, ni por el estado lo que hace que solo algunos abogados puedan dedicar parte de su tiempo, porque también tienen que trabajar en forma remunerada para vivir, a estas investigaciones que llevan de por sí mucho tiempo de estudio, de búsqueda de información, de horas de audiencias y de elaboración de escritos, etc) la falta de apoyo psicológico en los ámbitos judiciales, a las victimas, a los operadores del derecho, la falta de difusión de lo que ocurrió en este país, la historia la cuentan solo los familiares, los testigos, las organizaciones sociales que siguen sosteniendo porfiadamente la memoria de estos horrores.
 Martha Passeggi reportera-gráfica.