sábado, 23 de febrero de 2013

Los verdaderos responsables



                                Los verdaderos responsables

En el 2009 hubiera bastado conque los candidatos Mujica y Astori mostraran la papeleta y dijeran “yo voto rosado” para que se alcanzaran los votos necesarios para anular la ley de caducidad. Ese gesto los indisponía con los capitales extranjeros, las fuerzas armadas y los EEUU, por eso no lo hicieron y prefieron el discurso del Olvido y el Perdón.
Desde el 1 de marzo del 2005 hubo mayorías palramentarias para anular la ley de Caducidad pero la conducción del Frente amplio no quiso hacerlo. Después vino el episodio de Víctor Semproni que se prestó a incinerarse para salvar el caudal electoral de muchos “tapados” que hubieran querido hacer lo mismo. Finalmente se aprobó la tibia ley de imprescriptibilidad, tan tibia que la jueza Mariana mota consideró innecesario aplicarla. Los parlamentarios del Frente Amplio han dado más de mil vueltas para quedar bien con el poder y con sus votantes.
Sin embargo no se dieron cuenta que la atmósfera de olvido y perdón habilitaba para que los fascistas de la Suprema Corte iniciaran una escalada en defensa del terrorismo de Estado y removieran a la jueza Mariana Mota. Así como miles nos indignamos y muchos estuvimos en el pasaje de los Derecho Humanos, el gobierno de Mujica podía haber apoyado al canciller Luis Almagro en su crítica a los ministros de la corte. El propio Mujica podría haber dicho “qué feo lo que hizo la Corte”, pero nó, tanto él como Huidobro estaban contentos con la inmunda maniobra de los jueces y salió a atacar a los manifestantes. Sin ningún tipo de vergüenza la primera dama no quiso faltar a la cita de los que le pegaban a Mota e indirectamente a la lucha por Verdad y Justicia
Ahora, al declarar inconstitucional la tibieza de la ley de imprescriptibilidad, la Corte embreta al gobierno y a los parlamentarios desde la extrema derecha: ¿está o no dispuestos a perdonar y olvidar los crímenes de lesa humanidad?
Los del MPP se rasgan las vestiduras y quieren quedar bien con todos. Ya no pueden hacer mucho más equilibrio. Fracasó la estrategia del abrazo con las culebras... se fue Saravia y Semproni son muy venenosos. Hay otros peores que no han mostrado los colmillos todavía. Se dan cuenta de que pierden votos por todos lados y, como es habitual, Lucía Topolansky sale a hablar de juicio político y otras pavadas en todos los medios. Tiene un rostro de piedra. Si están tan decididos a tomar todos los caminos legales (¡no vayan a hacer nada ilegal, por favor!). PROPONGAN ANULAR LA LEY DE CADUCIDAD  DE UNA VEZ POR TODAS. Así crean  un hecho político que obligue a definirse a favor y en contra de la impunidad. ¿Qué excusa les queda ahora o son unos charlabaratas de feria (sin alusión alguna)? ¡Vamos señores pongan un poco de coraje sobre la mesa! Es la única forma de recuperar unos gramos de la dignidad perdida.
Por supuesto siempre tiene un camino alternativo... Huidobro es la vanguardia y se los señala: agacharse bien hasta el piso para abrazarse con las culebras uniformadas de verde y azul.
Los votantes y la militancia emepepista decide: con la Verdad y Justicia o con la Impunidad del terrorismo de Estado, no caben medias tintas ni como te digo una cosa te digo la otra.
Creemos que hay que acompañar a Madres y Familiares pero sin callarse ni una sílaba y sin entregar a los verseros de siempre el campo de la consciencia popular. El lunes 25 iremos a la Plaza Libertad a decir nuestras verdades y a exigir a ese parlamento desprestigiado que anule la ley de caducidad.
¡Arriba los que luchan!
Jorge Zabalza