sábado, 14 de mayo de 2011

Jorge Silveira a Mariana Zaffaroni y su esposo,

CARA A CARA. ENCUENTRO EN CÁRCEL DE DOMINGO ARENA
Silveira dijo "su verdad" a víctima de dictadura
Por más de dos horas Mariana Zaffaroni recibio información del ex integrante de OCOA, documentos secretos y la declaración de inocencia de dos acusados.
15.20 horas. Mariana Zaffaroni se retira de la Unidad Penitenciaria Nº8.
15.20 horas. Mariana Zaffaroni se retira de la Unidad Penitenciaria Nº8.
"Antes de darle la mano, quiero decirle que no maté a sus padres", dijo el coronel (r) Jorge Silveira a Mariana Zaffaroni y su esposo, cuando la joven le extendió su brazo para saludarlo, apenas ingresó al módulo de exclusión donde está alojado.
Por más de dos horas se extendió la conversación. El ex integrante de OCOA le dio una foto de 1976, para que Zaffaroni "la mostrara" en Argentina y pudiera comprobar si alguien lo identificaba como parte del personal que actuaba en el centro clandestino de detención, Automotores Orletti.
Tras ofrecerle agua mineral, gaseosa y masitas, Silveira respondió a varias consultas de Zaffaroni y su esposo, en un encuentro que comenzó en forma tensa y se distendió con los minutos. Más allá de los documentos entregados o las respuestas de Silveira, la trascendencia del encuentro se produce por ser la primera víctima directa de la dictadura que se encuentra "cara a cara" con un militar acusado de participar en el asesinato de sus padres.
Para intentar explicarle la forma en que actuaban los militares en Uruguay, Silveira escribió una serie de pautas, bajo el nombre de "premisas". "No combatimos contra mujeres embarazadas, ni participamos en la desaparición de niños", precisó Silveira, para detallar el nombre de cada uno de los menores que fueron entregados a sus "abuelos" cuando sus padres fueron detenidos.
En la reunión, Silveira la entregó una carta del policía retirado Ricardo Medina, en la que afirma que no intervino en el asesinato de los padres de Zaffaroni.
@@@
OCOA. INTERVINO EN ARGENTINA POR BANDERA DE LOS TREINTA Y TRES
"Cristi cortó la negociación"
Servicios actuaban en Montevido y Canelones
De acuerdo a la confesión del coronel retirado Jorge Silveira a Mariana Zaffaroni y a su esposo, la intervención que tuvo personal de OCOA en Argentina fue por la negociación de la bandera de los Treinta y Tres Orientales, secuestrada por el grupo OPR 33, sector que tenía parte de sus dirigentes en ese país.
Según escribió a mano Silveira, el coronel retirado Ernesto Ramas encabezó la negociación, con el objetivo de recuperar la bandera. "Recibió la directiva de poner avisos en los diarios "El Mercurio" de Chile, "La Nación" de Argentina y "El Día".
La negociación finalizaba con una invitación en Buenos Aires para negociar. (Esteban) Cristi no permitió continuar estas conversaciones porque salía de la jurisdicción territorial (...), precisó en la nota manuscrita.
Al mismo tiempo, con el rótulo de "secretos", Silveira le entregó a Zaffaroni una serie de documentos a los que tuvo acceso LA REPÚBLICA.
En los textos se especifica la jurisdicción en la que operaba OCOA, que según las instrucciones contenidas en el texto, solo lo hacía en Uruguay. "Mediante las directivas de organización y funcionamiento de OCOA (julio 1974), este órgano es el responsable de la conducción de las Operaciones Antisubversivas en las zonas ZADE 1". Según el texto la zona solo abarcaba Montevideo y Canelones.
"Dentro de la ZA se encuentran los objetivos más preciados para la subversión, los núcleos urbanos donde se encuentra la mayor parte de la población del país, por lo que puede estimarse que las acciones se concentran en ella", afirmaban los textos de la dictadura.
Los documentos hacían referencia a las ciudades y localidades con mayor concentración de población.
EMBARAZADAS
Descartó un hermano
Jorge Silveira.
Jorge Silveira.
La posibilidad de que Mariana Zaffaroni tuviera un hermano fue descartada por el coronel retirado Jorge Silveira. "Si su madre estaba embarazada, su hermano está muerto", afirmó el militar retirado, "por suposiciones, más que por certezas". Silveira remarcó que los ciudadanos uruguayos trasladados clandestinamente desde Argentina en el llamado primer vuelo, fueron alojados en la ex sede del Servicio de Información de Defensa (SID), actual edificio del Calen. Subrayó, que, de acuerdo a los datos, la madre de Zaffaroni, María Emilia Islas, fue capturada en setiembre de 1976 y la sede del SID se "cerro el 22 de diciembre" de ese año. "En la sede no quedó nadie y menos una embarazada", aseguró el ex integrante de OCOA. Al insistir Zaffaroni sobre si sus padres fueron traídos en el segundo vuelo, Silveira le respondió: "Yo no integraba el SID. No sé de verdad si vinieron los detenidos desde Argentina y es imposible saber cuántos eran", expresó.
Fuente: La Republica, viernes