miércoles, 29 de febrero de 2012

Julio Castro el maestro del pueblo




Ricardo Zabala fue el agente policial que admitió haber participado de la detención del maestro Julio Castro en el año de 1977 y, fue el primero en confirmar el funcionamiento de la casona de Millán como centro de reclusión clandestino durante la dictadura.

Ayer El juez Juan Carlos Fernández Lecchini debía notificar al ex policía Juan Ricardo Zabala -a pedido de la fiscal Mirtha Guianze-, de su procesamiento por el homicidio muy especialmente agravado del maestro Julio Castro, pero la audiencia fue suspendida a último momento en forma inesperada.

El abogado de Ricardo Zabala pidió hablar con el juez Fernández Leccini y le dijo “que no había sido notificado con la suficiente antelación”…

Esto fue informado a la fiscal a través de una funcionaria del poder judicial.

El juez Lecchini cedió una semana de tiempo ante el pedido del abogado de Ricardo Zabala para leerlo y revisarlo en detalle…
La situación no dejó de ser confusa o “curiosa” como lo indicaron las fuentes de prensa.

-El juez había comunicado que la resolución estaba pronta y un funcionario judicial de mientras le tomaba los datos al ex agente de Inteligencia-.
Según había informado Lecchini, “contaba con todos los elementos para dictar la sentencia”.

Sorpresivamente tras la charla entre el juez y el abogado del imputado… todo cambió…
Los restos encontrados el 1 de diciembre luego de 34 años, en el predio del Batallón 14 de Toledo fueron la prueba fehaciente de la mentira sostenida ante la Comisión para la Paz de que sus restos habían sido exhumados y tirados al río de la Plata.

Qué sucedió en ese momento? Entre el juez y el abogado?

Recordemos que en el mes estival este imputado había ido a veranear muy cercano a la frontera. Ante la posible fuga la fiscalía pidió cierre de fronteras.
Ahora tendrá una semana más de libertad o… de posible fuga ya que no se sabe si el cierre de fronteras sigue vigente.
Solo el ojo del ciudadano común podrá estar atento para que este asesino enfrente la justicia como corresponde y comparezca ante los estrados judiciales.