viernes, 14 de enero de 2011

Prensa el hipócrita

Ley de Caducidad. Dispuesto a estudiar la propuesta de Astori
Nin Novoa: el problema de los DDHH se solucionará en 100 años
Coincidencia con el presidente Mujica.

Sobre las leyes. "No se anulan ni se declaran inexistentes".
"El problema de las violaciones a los derechos humanos se solucionará dentro de 100 años, cuando ninguno de nosotros estemos vivos", dijo el senador Nin Novoa que adelantó estar dispuesto a estudiar la propuesta de Astori de derogar la Ley de Caducidad. "Las leyes no se anulan; se derogan", dijo. El senador Rodolfo Nin Novoa, uno de los legisladores del Frente Amplio que junto a Fernández Huidobro y Jorge Saravia ha manifestado su negativa a apoyar el proyecto de ley con el que se pretende establecer la inexistencia de la ley de Caducidad, dijo que "el problema ocurrido con las violaciones a los derechos humanos y sus consecuencias se terminará dentro de 100 años, cuando todos estemos muertos, tal como lo dijo en su momento el presidente José Mujica".
"Allí, en ese momento, quedará todo solucionado porque ninguno de los que hemos sido protagonistas de aquellos sucesos estaremos para contarlo ni para cuestionarlo".
Nin Novoa es uno de los integrantes del Frente Amplio que en su argumento para no acompañar el proyecto con media sanción de Diputados esgrime que la ciudadanía ya se expresó por mantener la vigencia de la Ley de Caducidad "y en dos ocasiones", recordó; en 1989 y en el 2009.
"Además ¬agregó¬ las leyes no se anulan ni se declaran inexistentes. Las leyes se derogan, se aprueban o se promulgan. Nunca se anulan", aclaró.
Se manifestó contrario también a no "buscarle interpretaciones" a la posición de la población cuando fue convocada en las dos oportunidades a pronunciarse sobre la vigencia, en el primer caso, o por la anulación, en el segundo caso, de la Ley de Caducidad. "Yo no le busco interpretaciones a lo que la gente dijo. Las cosas son como se dieron", sostuvo.
Sin embargo, Nin Novoa entiende que los resultados de los plebiscitos no son inamovibles y tampoco inmodificables.
"Los plebiscitos tienen una vigencia relativa", sostiene el líder de Alianza Progresista "una vigencia humana o generacional porque en el futuro, cuando ya ninguno de nosotros esté vivo, alguien podrá entonces dejar sin efecto esta Ley de Caducidad. Es lo mismo que si alguien viene dentro de unos años y quiere privatizar Antel o Ancap. Nadie en su sano juicio va a decirle a ese inversor 'mire que hay un plebiscito que desde hace muchos años impide la privatización de las empresas públicas'. Eso sería ridículo. Con el tema de la ley de Caducidad pasará igual", sostuvo.
Nin Novoa está convencido que los resultados de toda consulta plebiscitaria tienen "importancia" para una o dos generaciones. "Nosotros nos tenemos que aguantar los resultados de estas dos consultas", dijo aludiendo a las realizadas en 1989 y 2009 sobre la Ley de Caducidad "porque de lo contrario estaríamos entrando en el terreno de la inconstitucionalidad" si se pretende "violentar" lo expresado oportunamente por la población "con propuestas de anular o erradicar una ley".

"HAY QUE ESTUDIARLA"
El senador Nin Novoa confesó desconocer los pormenores de la propuesta hecha pública recientemente por el vicepresidente Danilo Astori en cuanto a no anular sino derogar la Ley de Caducidad.
El punto latente es el efecto retroactivo sobre los casos de las violaciones a los derechos humanos que distancia esta propuesta de Astori con la que defienden la anulación o eliminación de la Ley de Caducidad ya que una derogación de una ley no tiene injerencia en el pasado cuando estuvo vigente.
"Hay que analizarla porque desconozco cuál es el sentido de la propuesta de Astori. Se deben conocer las consecuencias de la misma", dijo Nin Novoa que adelantó su disposición a analizarla.
Sobre el aún proyecto de ley de erradicación de la Ley de Caducidad, dijo que ya "no tiene sentido seguir discutiéndola (porque) yo sigo manteniendo la misma posición ya conocida".
Nin Novoa agrega un detalle no menor en cuanto a la propuesta de derogación del vicepresidente. Astori sugiere que eventualmente una vez derogada la Ley de Caducidad los familiares de los detenidos desaparecidos podrían recurrir ante la Justicia esgrimiendo la inconstitucionalidad de la norma "pero eso ¬dice Nin Novoa¬ no tendría sentido porque derogada la ley ya no habría contra qué recurrir porque el impedimento jurídico no existiría".