lunes, 31 de enero de 2011

comunicado

PARTIDO COMUNISTA DE URUGUAY – FRENTE AMPLIO

Montevideo, 30 de enero de 2011

C O M U N I C A D O

El Comité Central del Partido Comunista de Uruguay, en su sesión “Rogado Pedro Cornalino y Yolanda Ríos” (comunistas recientemente fallecidos), en la fecha, concluido el análisis de coyuntura política nacional e internacional y los ejes de su plan de acción inmediata, resolvió el siguiente pronunciamiento y comunicado a la población.

El pueblo uruguayo sufrió, enfrentó y derrotó a la dictadura fascista instaurada a partir del golpe de Estado de 1973. Muchos integrantes de ese pueblo, de todas las edades, padecieron persecución, secuestro, cárcel, tortura, muerte, desaparición forzada, exilio. Las prácticas criminales cuyas secuelas padecen aun quienes salvaron su vida y los familiares de los asesinados y desaparecidos, tienen responsables. Largos años de lucha constante por la verdad y la justicia, han permitido, en estos años de gobierno frenteamplista, lograr la aparición de los cuerpos de Ubagesner Chaves Sosa , Roberto Gomensoro Josmán y Fernando Miranda. Las denuncias realizadas y la acción de la Justicia abrieron cauce a su vez a varios procesamientos de militares y civiles involucrados en violaciones a los derechos humanos.

El grupo de militares retirados, aunados en el foro singularmente llamado “Libertad y Concordia” han lanzado amenazas inadmisibles en un marco democrático. Dicen estar dispuestos a “resistir” los requerimientos de la Justicia que pueden derivar en nuevos procesamientos. Se quejan de “hostigamiento” y de que jefes militares y gobierno no atienden sus reclamos “en defensa de congéneres acusados por obedecer órdenes superiores”.

Expresiones como “vamos a jugar a muerte”, “soy partidario de endurecer las posiciones, no podemos relegar más espacios” o “sé que muchos camaradas dicen que se van a resistir” lo que –incluso militares en actividad- llaman “embestida judicial”, nos exigen el más enérgico y absoluto repudio; y la advertencia de que la incitación a resistir las citaciones de la Justicia constituye en sí misma un delito.

No logran tales actitudes sino afirmarnos en la convicción de que SIgue siendo injusta la “ley de caducidad”. La Justicia no es revancha, como algunos pretenden mediatizar; es por el contrario, para el pueblo organizado que la reclama, arma de derrota definitiva a la impunidad.

Los comunistas, la clase obrera y el pueblo, nos mantendremos atentos y movilizados para desterrar el fascismo en el Uruguay. Por ello llamamos a promover la más amplia movilización de masas al respecto.

Partido Comunista de Uruguay