miércoles, 19 de enero de 2011

Chile

Cuadro de texto: Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos Ricardo Cumming 1161, Santiago.  Fono-fax: 6960678. E-mail: afdd@tie.cl ______________________________________________________________

El inicio de este nuevo año, ha traído consigo un develamiento de la llamada “nueva forma de gobernar”. La derecha, hoy en el poder, ya ni siquiera mantiene las formas de su discurso electoral. Con la arrogancia que la caracteriza, no duda en aplicar la ley de Seguridad Interior del Estado ante las justas reivindicaciones de la ciudadanía de Magallanes. Tampoco trepida en la aplicación de la fuerza en Rapa Nui, con resultados por todos conocidos.

La implementación de una reforma en educación, que bajo el argumento de crear, entre otros Liceos de Excelencia, elimina asignaturas vitales para la formación de las futuras generaciones y solo tiende a favorecer en el mediano plazo los intereses económicos de los privados que ven en ella más que una labor social, una inversión muy rentable.

Solo se les hizo insostenible la presencia en el Gabinete de un Ministro de Defensa de cuyas declaraciones de un marcado tinte fascista, daban cuenta de unas FFAA autónomas que se negarían a reconocer autoridad y obediencia al poder político.

Las promesas de campaña incumplidas hasta ahora usan el burdo argumento del terremoto, sirviendo también para la aplicación de recortes presupuestarios como por ejemplo al Museo de la Memoria y los Derechos Humanos y de otras áreas sensibles social y éticamente.

Será en este plano, que nuestra Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, no puede guardar silencio, en el transcurso de casi un año de asumir el Ejecutivo, la derecha, en forma sostenida ha intentado invisibilizar el problema. Primero fue con el Programa de Derechos Humanos dependiente del Ministerio del Interior, cuya encargada Rossy Lama se ha caracterizado por generar un clima insalubre de relaciones al interior de la institución así como también no a dudado en mantener una actitud deferente con los violadores de derechos humanos.

A las eufemísticas “desvinculaciones” de abogados y renuncias de otros, se agrega el total desconocimiento de las características de las causas que afectan a nuestros familiares y de los perfiles propios de los profesionales que las asuman, llegando a no poder demostrar un número de causas significativo seguidas en este período.

La negación de recursos estatales no solo para esta organización, sino para todas aquellas relacionadas con la defensa de los derechos humanos, pretende asfixiar su funcionamiento, desconociendo la responsabilidad del Estado en los hechos que llevaron a la formación de estas entidades.

Una de las últimas actuaciones de un estado cuyas políticas a favor de la impunidad se van sellando en forma paulatina, dice relación, con lo acontecido al interior de la Policía de Investigaciones de Chile, PDI. Al cambio de dirección de la Brigada de los Delitos Contra los Derechos Humanos, se sucede la salida del subprefecto Sandro Gaete, bajo el pretexto….”todos

los funcionarios tienen que ir creciendo y conociendo otras actividades de institución”, así como “crece”, suponemos, otro destacado investigador en DDHH, el Sr. Abel Lizama, en Coyhaique, también trasladado bajo los mismos argumentos.

Así se desmantela la precaria institucionalidad en pro de los derechos humanos que habíamos logrado conseguir tras años de lucha y demandas. Así se institucionaliza la represión, grupos étnicos como mapuches o rapa nui primero, la civilidad completa, como en la región de Magallanes. Así se instrumentaliza a favor de una minoría la educación.

Esa es la nueva forma de gobernar, carente de argumentos serios, pero llena de montajes y siempre bajo la amenaza de la aplicación de una ley contraria a la razón pero sustentada en la fuerza, como lo es la Ley de Seguridad Interior de Estado, aplicada con entusiasmo en dictadura, intentando acallar las voces, que como ayer, se levantan para reclamar por sus legítimas demandas.

La Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos no se dejará intimidar ante la implementación de medidas represivas en lo que a ella compete ni en lo que compete o ponga en riesgo a la civilidad e invita a todos y todas a sumarse a la defensa de la vida, al respeto a los derechos humanos y a las justas demandas sociales que permitan la consolidación democrática en el país.

AGRUPACIÓN DE FAMILIARES DE DETENIDOS DESAPARECIDOS

Santiago , 17 de enero de 2011