viernes, 12 de octubre de 2012

Marcha de los recursos naturales









Cerca de 200 paisanos a caballo, una docena de carros, un tractor insignia y miles de personas de a pie marcharon en la tarde de ayer por 18 de Julio, desde el Obelisco hasta la Plaza Independencia.
Estaba previsto que en las cercanías de la Torre Ejecutiva se leería una proclama en contra de la megaminería a cielo abierto y se llevaría a cabo un espectáculo de raíz folclórica. Sin embargo, la organización de un desfile de modas en el mismo sitio trastocó en parte el itinerario. Los manifestantes, que ocuparon ocho cuadras de la principal avenida céntrica de Montevideo, llegaron hasta la Torre Ejecutiva pero después volvieron a Plaza de Cagancha, en donde se hallaba armado un pequeño escenario. de espaldas a la sede del Poder Judicial.
A las 16:30, debajo de los árboles del Parque Batlle descansaban los animales, ya se repartía folletería y muchachas y varones pintaban algunos de los carteles que expresaron las demandas de productores y trabajadores rurales provenientes de Artigas, Canelones, Cerro Largo, Durazno, Florida, Rivera, Lavalleja, Rocha, San José, Tacuarembó, Treinta y Tres, Maldonado, Colonia y Montevideo.
Entre las banderas de Uruguay y de Artigas, (no se vieron demasiadas más, ni de partidos políticos ni de otras organizaciones), varios integrantes de la sociedad organizada manifestaban su satisfacción por el crecimiento del evento, que se realizó por tercera vez. Algunos especulaban con que la convocatoria consiguió esta vez multiplicar por tres el público adherente respecto a la primera marcha.

Desde la coordinación de la Comisión en defensa de la tierra, el agua y los recursos minerales de Treinta y Tres, se destacó a nivel de difusión una folletería con la trascripción del artículo 47 de la Constitución de la República: "La protección del medioambiente es de interés general. Las personas deberán abstenerse de cualquier acto que cause depredación, destrucción o contaminación graves al medioambiente".
CONSIGNAS. La primera pancarta contuvo una presentación genérica: "Marcha Nacional en defensa de la tierra y los bienes naturales", y detrás aparecieron docenas, particularizando los reclamos y los parajes: "Valentines no se vende". Tampoco faltaron los cánticos del estilo: "La tierra no se vende, la tierra se defiende", ni jóvenes con sus cabezas cubiertas por máscaras anti-gas.
En la proclama que se presentó desde las 20 horas hubo una multiplicidad de planteos en torno a diversos temas.
Desde la Coordinación Nacional de Colectivos Sociales, conformada por más de 30 grupos de todo el país, se informó la necesidad de consultar a las comunidades afectadas directamente por los proyectos de inversión que de algún modo pueden llegar a interferir con distintas actividades productivas y sociales.
Asimismo se resaltó la oposición a los monocultivos de árboles y transgénicos a exportar solo como materias primas.
ARATIRÍ. Entre varios asuntos, el emprendimiento de minería de hierro a cielo abierto de Aratirí ocupó un lugar central.
"El proyecto ya inició la fase de exploración y, si el gobierno autoriza la explotación, la empresa internacional Zamin Ferrous extraerá 18 millones de toneladas anuales de hierro cuyo destino final es abastecer a la industria del acero en China, India y otros países", se cuenta en parte del material que en la jornada difundió el Movimiento por un Uruguay sustentable.
Tal entidad sostiene que "El llamado distrito minero, la zona de exploración y posible explotación, comprende 120.000 hectáreas en los departamentos de Florida, Durazno, Treinta y Tres y Cerro Largo, con centro en las localidades de Valentines y Cerro Chato.
La zona en cuestión se encuentra hoy dedicada principalmente a la actividad ganadera y equivale a más del doble de la superficie del departamento de Montevideo. También refiriéndose a las técnicas de Aratirí, los manifestantes subrayaron que la empresa india "dice que extraerá hierro pero busca también otros minerales, incluyendo el oro que se extrae utilizando cianuro, tal como se hace actualmente en Minas de Corrales".
Junto al riesgo de contaminación de las aguas, que de acuerdo a estas fuentes llegaría a afectar a la cuenca del río Santa Lucía y por tanto a todos los montevideanos, se subrayó que Aratirí utilizará 43.000 toneladas anuales de explosivos, hará desaparecer cerros enteros dejando cráteres de más de 100 hectáreas y al menos uno, en Las Palmas, de 600 hectáreas.
La actividad en los alrededores será severamente afectada no sólo por la contaminación de las aguas, sino por "la destrucción de flora y fauna autóctona, y los gigantescos depósitos de rocas y sedimentos descartados (70% del total)".

Las organizaciones que convocan a la marcha son Acción sin Fronteras; ADEOM Tacuarembó; Asamblea del Callejón de la Universidad; Asociación de Estudiantes de Agronomía; Colectivo de Lucha Por la Tierra; CONACHA (Concejo de la Nación Charrúa); Mesa Representativa de la Ruta 7 (productores de Cerro Chato, Valentines, Santa Clara de Olimar, Tupambaé, Arévalo y  El Rosario); Productores de Vichadero y Caraguatá; Organización de Vecinos de los Pueblos Costeros  de Rocha; Movimiento en defensa de lo que es nuestro (Chuy); Movimiento Por un Uruguay Sustentable; Movimiento por la tierra y contra la pobreza (Buenos Aires); Trabajadores cañeros (UTAA); Trabajadores rurales y colonos de Bella Unión, Tacuarembó, Sauce y todo el país; y UCRUS (Sindicato de  trabajadores clasificadores de residuos urbanos).