miércoles, 3 de octubre de 2012

Leyendo al revés.




Gavazzo y su esclarecedor libro.
 
Editorial: Difundirlo es sembrar Memoria.
Reportera-gráfica.
 
 
Leyendo al revés.
 
 
Para muchos de nosotros eran de esperarse estas “memorias” de un torturador. 
No son las primeras por cierto, ya lo había hecho en su oportunidad Trócoli (represor de la marina y prófugo de la justicia uruguaya, mediante alguna ayuda que tarde o temprano saldrá a la luz).
Si uno rastrea los juicios de Núremberg  se podrá apreciar que también algunos de esos criminales hicieron lo mismo. 
En este caso vuelve una vez más la confirmación de haber aplicado “apremios físicos” llámese: Tortura como “técnica” de ablandamiento, o  sometimiento a los prisioneros/as. 
Logrando de esa manera la destrucción no solo física sino la demolición psíquica del detenido. 
El ex coronel en calidad de reo, regodea su tiempo con memorias del pasado reciente. 
Se puede apreciar con sus 72 años;  que el final está por llegarle. 
Aún así, pretende redimirse con un tinte salvador fundamentalista, de que actuó en nombre de la patria. Ya que nos habla del avance marxista que sobrevendría y nos desbastaría a todos. 
 
-Apretar el “gañote” para obtener información-. Disciplina aprendida en la Escuela de las Américas, y urdida por la escuela francesa generadora de genocidios múltiples a lo largo de la historia. 
Es allí;  que  otra de las enseñanzas impartidas fue;  como torturar a las mujeres detenidas o secuestradas. 
Y uno de sus paladines confesos; lo fue el pajarito Silveira, jactándose ante las presas de que eso lo hacia muy bien. 
Así que ya tenemos a varios confesos de sus crímenes por eso fueron juzgados  y enviados a ese lugar (Domingo Arena) donde el tiempo los apura en sus confesiones. 
Así que tenemos por enésima vez de que torturaron:
Dicho por ellos mismos.
Hace una crítica a la compañera Sara Méndez, porque durante años buscó a su hijo en primer lugar,  calificándola de terrorista  
Recordemos que él mismo había dicho en su momento de “que la guerra no era contra los niños” siendo él   principal artífice de dicho secuestro. 
§     Así que ya tenemos que torturó y secuestró niños.
 
En otros párrafos publicados por la prensa,  se queja del silencio auto impuesto por las FFAA a las que el reo representó disciplinadamente. Diciéndonos que poco ayudó a la paz. 
Sin embargo la realidad marca que ya no hay secuestros, asesinatos políticos, centros clandestinos de detención, desaparecidos o robos y estafas. 
Así que el coronel en sus memorias póstumas le falta aún darse cuenta que no hubo una guerra por estos lados del planeta. 
Para esa eventualidad de razonamiento que le falta, debería permanecer más tiempo en las sombras y quizás con un poquito de suerte de nuestra parte  tendremos más adelante alguna confesión más.