sábado, 14 de agosto de 2010

Marcha por los mártires estudiantiles



Estudiantes levantando las banderas como ayer.
El 14 de agosto del año 1968 caía abatido por las balas de la represión impuestas por el Pachecato el estudiante Liber Arce.
A partir de allí una sucesión de asesinatos marcarían para siempre a nuestra generación.
Nuestros primeros mártires.
Compañeros de barricadas, de protestas callejeras, nos señalaron el compromiso con nuestro pueblo.
La Universidad en la calle con todo el estudiantado en pie de movilización permanente ante el avance fascista que ya daba sus primeros pasos.
Luego seguiría una interminable lista de luchadores abatidos por las torturas, los asesinatos, la cárcel la desaparición forzada.
A 42 años de aquel día los estudiantes de estas nuevas generaciones levantaron los rostros de nuestros compañeros caídos en la lucha.
Las semillas germinan siempre, porque la lucha emprendida fue genuina, aunque algunos quieran olvidarla.
Aquel año del 68 nos encontró a todo el estudiantado universitario y de secundaria luchando no solo por el boleto, sino por reivindicaciones que a lo largo de todas estas décadas siguen vigentes. Presupuesto para la educación, autonomía y cogobierno.
Han pasado demasiados años para que los gobernantes tomaran cuenta de que se va la vida en el futuro de los jóvenes. Ellos hoy, como nosotros ayer pisábamos las escalinatas... nosotros acorralados, gaseados, golpeados, baleados. Ellos hoy portando las banderas con los rostros de nuestros compañeros asesinados porque también son Memoria en lucha que están en cada paso, en cada esquina esperando una respuesta que nunca es suficiente.
Ellos cargan la memoria con pujanza, con alegría, con esperanza.
No los dejemos solos....
Verdad y Justicia.