sábado, 17 de agosto de 2013

La memoria garantizada

La memoria garantizada.
Cuantas veces nos han dicho que había llegado el fin de las utopías, el fin de la historia, el fin de la memoria. ¿Cuantas veces?
 Las marchas de los estudiantes es la forma más vital del presente y  también del futuro, como nos canta Daniel Viglietti: “ Me gustan los estudiantes
porque son la levadura
del pan que saldrá del horno
con toda su sabrosura”…
Desde los años oscuros que vivió nuestro país, casi nunca dejaron de manifestarse, protestar, y reclamar sus derechos de libertad ante la opresión.  Antes lo fuimos los de la generación del 60-70, luego lo fueron los de ACEPP-FEUU en el preámbulo  a la democracia y lo siguieron después otras generaciones de jóvenes. Cada una de esas oleadas generacionales  acuñó la memoria de los mártires estudiantiles del 68, sorteando así, los malos augurios de la desmemoria anunciada por los enemigos de siempre y por los nuevos olvidadizos  del presente.  La cadena de información de ese pasado luctuoso, llevó dentro el germen de la lucha y de los valores éticos de los postulados de entonces.
 Aquellos primeros  mártires estudiantiles asesinados bajo el gobierno del  Pachecato, fue  el comienzo de una larguísima lista de nombres que  fueron engrosando, durante todo el período dictatorial y luego en la llamada “primavera democrática”.  
Nada cambia su esencia fermental, y sí cambian los tiempos, los escenarios, las reivindicaciones.  Sólo el estigma de ser joven, es una cruz que se lleva con hidalguía, con coraje, con alegría y con dolor también.
Son nuestro futuro, no los dejemos solos.

                                                                                    Martha Passeggi